¿Está afectando el conflicto bélico en Ucrania a los precios de los productos de primera necesidad en Gambia?

Desde distintos países de África occidental se está reportando un aumento de los precios, incluso escasez, de algunos productos de primera necesidad.

Según un informe de Trade Watch, Gambia es uno de los países que más va a notar  interrupciones de las exportaciones de Ucrania y Rusia. 

Durante los últimos 20 años, las exportaciones de Ucrania a Gambia han visto un incremento anual del 20,9%, convirtiéndose en un socio comercial importante del país africano. En 2020, Ucrania exportó por valor de 20,7 millones de dólares a Gambia, según la OEC (Observatory of Economic Complexity).

Ese mismo año, Rusia exportó por valor de 18,7 millones de dólares a Gambia. Principalmente trigo y harina de trigo.

Según la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo), más del 55% del trigo que llega a Gambia proviene de Rusia y Ucrania.

 

Sin embargo, muchos ciudadanos Gambianos y medios locales como “What’s On – Gambia” denuncian que el aumento de los precios comenzó mucho antes de la invasión rusa. Y que las razones de los aumentos de precio nada tienen que ver con el conflicto bélico en Europa.

 

Para Hassan “los precios de los alimentos están creciendo de manera desproporcionada en los últimos dos años, desde el covid. Hace dos meses, una barra de pan valía 7 dalasis, hoy cuesta 10″.
Hassan trabaja en la construcción y vive en un pequeño pueblo a las afueras de Brikama.  «Todo es más caro pero los salarios no aumentan y en estas fechas, coincidiendo con el Ramadán, los precios suben aún más. Es algo que sucede cada año».

 

Abdulai, sin embargo, lo achaca a la inflación global, pero también al aumento del precio por los envíos de contenedores. 

“El aceite hace un año costaba 950 dalasis, hoy 2150. El arroz hace 8 meses 950, ahora 1450. Y la gasolina sube sin parar desde hace dos años. El mes pasado estaba a 48 dalasis/litro, ahora a 60”. Abdulai se dedica al turismo y ve como su poder adquisitivo ha ido menguando progresivamente desde hace dos años debido al aumento de los precios.

 

Por otro lado, entre los gambianos, también se habla de escasez provocada durante los últimos meses por los vendedores de diversos productos, entre ellos el cemento. Reteniendo el stock para provocar el aumento de precios ante la gran demanda y acabar manteniendo esos precios, que inicialmente parecían excepcionales, como definitivos.

 

En este aumento del coste de vida no pasa inadvertida China y sus fábricas de harina de pescado en Gambia.

Esser Cisse es pescador en Bintang, una pequeña localidad a 65 kilómetros del mar. Realiza su actividad en un afluente del río Gambia, pero dice notar los efectos de las fábricas pesqueras Chinas en la costa.

 

«Pescan todo lo que hay, incluso a los peces pequeños. Así no pueden desarrollarse y están acabando con los peces de la zona».

 

Los vecinos denuncian el aumento del precio de este alimento, antes un bien de consumo habitual para la mayoría de familias gambianas, hoy cada vez más, un alimento menos accesible.

 

Esser se lamenta: «Tengo una familia a la que alimentar, no puedo llegar a casa sin nada».

 

En el minimarket de Brikama, un pequeño supermercado de productos básicos situado en el corazón comercial de la ciudad (la tercera más importante del país), se pueden observar un gran número de productos importados con etiqueta de Ucrania, confirmando la importancia del país europeo en el suministro de alimentos.

 

Gambia ha recibido un gran impacto relacionado con el Covid, no tanto por el número de personas afectadas por el virus si no por el desplome del turismo y del envío de divisas de ciudadanos gambianos viviendo en el extranjero. Que, en ambos casos, representan un porcentaje importante de PIB del país. En esta situación, el recientemente reelegido gobierno mantiene una política exterior compleja ante dos importantes socios comerciales. El pasado 7 de abril, mientras en la Asamblea General de las Naciones Unidas la mayoría de miembros votaban a favor de suspender a Rusia como miembro del Consejo de Derechos Humanos, Gambia se abstuvo.  No así el 24 de marzo  durante la resolución de las Naciones Unidas que demandaba a Rusia un cese inmediato de hostilidades contra Ucrania, en el cual Gambia votaba a favor.

 

Los próximos meses se presumen importantes para un gobierno que repite mandato con cambios importantes en la plana mayor del mismo, pero sobre todo, para una población que ve como los precios de los bienes de consumo básicos sigue en aumento desde el inicio de la pandemia.